Saltar al contenido

¿Cómo elegir un buen psicólogo? 10 claves para elegir a bien

Una de las consultas más frecuentes en asesoría es: ¿Cómo diferenciar a un buen psicólogo de alguien no lo sea? En general, son pacientes quienes hacen preguntas similares y a veces quisiera tener una respuesta muy breve pero no es sencillo explicar que cada psicólogo puede trabajar con diferentes escuelas y corrientes psicológicas en las que algunas son eficientes para algunos casos clínicos y otros no.

Algunas personas creen que porque el paciente no tiene buenos resultados no es un buen psicólogo. No necesariamente. En ocasiones el psicólogo y/o terapeuta puede hacer todo lo que tenga a su alcance y hacerlo bien, pero si el paciente no pone de su parte el proceso terapéutico no funcionará.

Regresando al tema. Existen pacientes que van de psicólogo en psicólogo sin ver resultados positivos, tampoco descarto la idea de que sea el psicólogo quien no tenga la capacidad terapéutica para solucionar los problemas del paciente, por esa misma razón a continuación explicare 10 claves para elegir a un buen psicólogo, empecemos:

¿En verdad es psicólogo?

Hoy en día parece que el trabajo del psicólogo esta de “moda” y cualquiera que tenga los medios se dice ser psicólogo, aunque no tenga un título oficial de psicología existe gente que se hace pasar por psicólogo por intereses económicos.

Aquí radica el primer punto importante en que no existe mejor garantía que un psicólogo titulado y colegiado, de esta manera el psicólogo cumple con la ética profesional que lo acredita como psicólogo. Recuerda bien, no existe mayor seguridad que te atienda un psicólogo colegiado y titulado.

Es psicólogo titulado y colegiado… que sigue

Luego de conocer que si el psicólogo es titulado y colegiado es importante comprobar si el psicólogo tiene alguna formación especialista… por ejemplo: Especialista en Psicología clínica en niños, adolescentes o adultos. Especialista en Psicología Educativa, Neuropsicología, Psicología Jurídica, etc.

La idea de esto es saber si el psicólogo en su experiencia y conocimiento puede ayudarnos en la problemática actual, por ejemplo si es más sencillo para un psicólogo educativo tratar un problema de aprendizaje que para un psicólogo especialista en el área jurídica. En casos excepcionales, el psicólogo conoce sus límites profesionales y refiere al paciente a otro profesional especialista del problema del paciente, pero  como explique esos son casos excepcionales.  De manera que el segundo paso es conocer la especialidad del psicólogo.

Conocer el tipo de terapia que realiza:

El tercer punto es conocer que tipo de terapia realiza el terapeuta ya que no todas las terapias son efectivas, por lo que puedes encontrar a un psicólogo que utilice métodos arcaicos o contemporáneos que no pueden resultar efectivos.

Como paciente, estas en todo tu derecho de preguntarle al psicólogo: ¿Qué tipo de terapia realiza? Así sabrás lo que él está haciendo y cuantas sesiones son necesarias para el tratamiento.

Comprueba el trabajo profesional del psicólogo

Un psicólogo profesional con evidencia científica comienza con una evaluación diagnostica del paciente que lleva entre 3-5 sesiones. (Eso depende de la situación del paciente)

Luego de la evaluación diagnostica se realiza un diagnóstico del problema y también te dará una propuesta de tratamiento para asegurar tu seguimiento ya sea con el mismo psicólogo o con otro profesional de la psicología.

Número, duración y frecuencia de las sesiones

Como paciente, puedes preguntar la duración y frecuencia de las sesiones así no estarás de por vida con el psicólogo. La idea de ir al psicólogo es solucionar los problemas no pasar la vida en terapia.

Si la duración de las sesiones terapéuticas sobrepasa las 20 debe estar justificado por parte del psicólogo. Por lo regular se trabajan entre 12-20 sesiones dependiendo de la situación del paciente.

La duración de cada sesión, por lo menos en mi caso es para adultos entre 45-60 min.  Y se hace una sesión cada semana, en casos excepcionales se puede trabajar dos sesiones a la semana.

¿De qué trata un tratamiento psicológico?

Los tratamientos psicológicos no consisten solamente en hablar sobre lo que le acontece al paciente. Consiste en que el psicólogo explique cómo surgen las emociones, los pensamientos, los comportamientos desagradables, cómo afrontarlos y desarrollar una serie de técnicas para ello.

Tareas para realizar entre sesiones

En la mayoría de las sesiones y tratamientos terapéuticos se proponen tareas al paciente, esto para registrar el estado actual o posterior del paciente en relación al tratamiento. Así que, si tu psicólogo te ha déjalo algún registro de como iniciaste y como termino la sesión terapéutica sin duda es un buen psicólogo ya que te muestra los avances y evolución del caso.

Relación psicólogo – paciente

La relación terapéutica no es una amistad, es una relación entre un profesional y una persona que busca ayuda, así que desconfía de los psicólogos que generan dependencia en sus pacientes. También la relación sentimental entre el psicólogo y el paciente están prohibidas en el marco ético y profesional del psicólogo, así que si tu psicólogo te insinúa que le gustas las situación terapéutica no marcha bien.

Puedes preguntar lo que quieras

Tú has elegido libremente ir a un profesional y tienes el mismo derecho a dejar de ir. También tienes el derecho a tener a tu disposición toda la información sobre el profesional, la terapia y los procedimientos.

Ejerce tus derechos como paciente

Si consideras que la forma de trabajar de un psicólogo no es correcta por alguna razón (la mayoría están en el Código Ético del Psicólogo), tienes el derecho a denunciarle.

Seguramente, han de existir más claves para elegir a un buen psicólogo pero estas son las 10 que considere más relevantes para mí.