Saltar al contenido

Alumnos con Síndrome de Asperger

Desarrollo:

Dificultades Académicas
Los niños con Sindrome de Asperger son un reto educativo para el educador ya que estos poseen un nivel de inteligencia medio o superior a la media, pero les falta pensamiento de alto nivel y habilidades de comprensión. Suelen ser muy literales: sus imágenes son concretas y su capacidad de abstracción pobre. Su estilo de hablar presumido y su impresionante vocabulario da la falsa impresión de que entienden lo que están diciendo, cuando en realidad están simplemente repitiendo de memoria lo que han oído o leído. Es frecuente que el niño con Sindrome de Asperger posea una excelente memoria mecánica, es decir, el niño puede responder como un vídeo que reproduce una secuencia establecida. Sus habilidades para resolver problemas son escasas.

Consejos en el ámbito escolar
Ofrecerle un programa de aprendizaje académico altamente individualizado, que le permita alcanzar éxitos de forma constante. El niño con Sindrome de Asperger necesita encontrarse muy motivado para no seguir sus propios impulsos. El aprendizaje ha de ser gratificante y no provocarle ansiedad:

• No dar por supuesto que el niño con Sindrome de Asperger ha entendido algo, simplemente porque es capaz de repetir como un loro lo que ha oído;
• Ofrecer explicaciones adicionales y tratar de simplificar los conceptos más abstractos de las lecciones
• Sacar partido de la memoria excepcional de estas personas. El recordar información sobre hechos es con frecuencia su punto fuerte
• Muy a menudo, no entenderán los matices emocionales, la comprensión en múltiples niveles y los problemas de relación tal y como se presentan en las novelasLas tareas escritas realizadas por personas con Sindrome de Asperger son a menudo repetitivas, saltan de un tema a otro y tienen connotaciones de palabras incorrectas. Con frecuencia, estos niños no aprecian la diferencia que existe entre el conocimiento de tipo general y sus propias ideas y por lo tanto, presuponen que el profesor entenderá sus expresiones algunas veces rebuscadas.Los niños con Sindrome de Asperger suelen tener un nivel de lectura excelente, pero su comprensión del lenguaje es pobre. No hay que dar por sentado que entienden todo aquello que leen con tanta facilidad;Su trabajo académico puede tener poca calidad, debido a que el niño con Sindrome de Asperger no está motivado para hacer esfuerzos en aquellas áreas en las que no está interesado. El profesor debe mostrarle con firmeza que espera de él cierta calidad en su trabajo. Cuando deba realizar un trabajo en un tiempo determinado, no solamente debe terminarlo, sino que debe hacerlo de modo cuidadoso. El niño con Sindrome de Asperger corregirá el trabajo que haya realizado de modo descuidado durante los recreos o en el tiempo asignado para sus intereses personales.Fragilidad Emocional
Los niños con síndrome de Asperger son lo suficientemente inteligentes como para competir en un sistema educativo normal, pero a menudo no poseen los recursos emocionales suficientes como para responder a las demandas de la clase. Debido a su falta de flexibilidad, estos niños se estresan con facilidad. Su autoestima es baja, y a menudo son muy autocríticos y no son capaces de permitirse errores.Las personas con Sindrome de Asperger, especialmente los adolescentes, pueden ser propensos a la depresión. Las reacciones de rabia y los estallidos de cólera suelen ser respuestas frecuentes a su estrés/frustración. Los niños con Sindrome de Asperger no suelen estar relajados y se encuentran fácilmente superados cuando las cosas no son como deberían de ser, según su punto de vista rígido. Interaccionar con otra gente y responder a las demandas ordinarias de la vida cotidiana puede ser para ellos un esfuerzo continuo y hercúleo.Sugerencias en el manejo de emociones
• Prevenir los estallidos ofreciéndoles un alto nivel de coherencia.
• Preparar a estos niños frente a los cambios
• Los niños con Sindrome de Asperger a menudo tienen miedo, se enfadan o se entristecen frente a cambios forzados o inesperados, hay que saber lidiar con ello.El educador debe intentar limitar al mínimo que sus emociones negativas se reflejen en su tono de voz. Hay que mantenerse en calma, ser coherente y firme en la relación con el niño con Sindrome de Aspenger, mostrándole claramente afecto e interés.El educador deben estar alerta frente a los cambios de comportamiento que puedan indicar la existencia de una depresión, tales como mayores niveles de desorganización que los usuales, falta de atención y aislamiento; fatiga crónica; llanto; comentarios sobre el suicidio, etc..Los niños con Sindrome de Asperger que son emocionalmente frágiles pueden necesitar una escuela de educación especial con clases muy estructuradas que les puedan ofrecer un programa académico individualizado. Estos niños necesitan un ambiente de aprendizaje en el cual se sientan competentes y productivos. Por lo tanto, mantenerlos en un entorno académico normalizado, donde no puedan captar determinados conceptos y no sean capaces de realizar sus tareas, solamente sirve para disminuir su autoestima, aumentar su aislamiento y poner las bases para que aparezca una depresión.Los educadores juegan un papel vital a la hora de ayudar a los niños con Sindrome de Asperger a negociar con el mundo que les rodea. Debido a que los niños con Sindrome de Asperger son con mucha frecuencia incapaces de expresar sus miedos y sus angustias, depende de la actuación de determinados adultos a su alrededor el que abandonen la seguridad de sus fantasías interiores y vivan en el mundo exterior.Por ello mismo, como educador debes de saber que tienes frente a ti a alguien que puede dar más que todos tus alumnos si sabes incrementar el potencial que tiene este niño con Sindrome de Asperger o bien hacer de èl, el alumno màs mediocre de tu salón de clases, pero esto queda a tu disposición.