Saltar al contenido

Personalidad narcisista

Las personas con personalidad narcisista tienen un sentido de superioridad y una creencia exagerada en su propio valor o importancia. Puede ser extremadamente sensible al fracaso, a la derrota o a la crítica y, cuando se le enfrenta a un fracaso para comprobar la alta opinión de sí mismos, pueden ponerse fácilmente rabiosos o gravemente deprimidos.

Como creen que son superiores en las relaciones con los otros, esperan ser admirados y, con frecuencia, sospechan que otros los envidian. Su comportamiento es a menudo ofensivo para otros, que les encuentran egocentristas, arrogantes o mezquinos.

Sentirse más que otros no es algo normal, sentir que los demás solamente son un objeto para nuestro uso es algo inusual, así es alguien que sufre de un trastorno narcisista de la personalidad, es alguien arrogante, sin empatía y con falta de cordura.

El Origen del Narcisismo

En la mitología griega, Narciso fue distinguido por su gran belleza. Su rechazo de la ninfa, Echo, provocó la venganza de los dioses sobre él, y fue destinado a enamorarse de su propio reflejo en las aguas de una primavera y consumirse hasta su muerte. De esto viene el origen de Narcisismo.

Aunque existe otra versión sobre este mito, en el que Narciso con el fin de consolarse por la muerte de su hermana gemela se sentó a mirar fijamente dentro del manantial para reflejarse en el mismo y recordar las características de ella.

Características de la personalidad personalidad narcisista

Los narcisistas transmiten una imagen de despreocupación y autosatisfacción que refleja inmodestia, presuntuosidad y una manera arrogante de relacionarse. Su grandiosidad a menudo se expresa a través de la apariencia física, la ropa o las formas de actuar.

Experimentan un sentimiento de bienestar y optimismo en su vida cotidiana, y tienen un humor expansivo, siempre que no se enfrenten con situaciones que consideren humillantes o estresantes. Su estado de ánimo está generalmente relajado, pudiéndose mostrar amables y encantadores. Sin embargo, cuando el globo se pincha, hay una rápida transformación hacia la irritabilidad y se sienten profundamente heridos y vacíos.

En algunos casos las personas narcisistas puede sentirse fracasados y hundidos; se dice que pueden sufrir una herida en el centro de su ego. Esto puede llevarlo a maltratar a los que siente responsables de su desgracia y, en algunos casos, al suicidio.

El individuo narcisista posee una gran imaginación y capacidad para fantasear sobre su belleza o su éxito, ajustándose muy poco a la realidad y mintiendo si es necesario para mantener sus ilusiones. Cuando no consigue el éxito y la superioridad que cree merecer, no le queda otro remedio que refugiarse en sus fantasías, volverse más hacia sí mismo para obtener comodidad y consuelo, y buscar excusas que rediman su orgullo y su estatus. Sin embargo, cuando las racionalizaciones fallan y aparece la crítica de los demás, los narcisistas pueden verse empujados a utilizar la proyección como defensa, acusando a los demás de sus problemas. Es en estos momentos, no muy habituales, cuando la fragilidad y la patología del narcisista se hacen más evidentes.

Otros aspectos clínicos relevantes son:

  1. Imagen distorsionada de sí mismo: coexistencia de imágenes grandiosas del Yo junto a una fuerte necesidad de ser amado. Es decir: sentimientos de grandeza y una gran inseguridad.
  2. Falta de motivos para disfrutar de la vida: se sienten muy inquietos cuando el brillo exterior se desvanece. Las cosas reales no pueden ser disfrutadas, se embarcan en fantasías ideales no realistas.
  3. Necesidad de estar en el centro de todas las relaciones sociales y, al mismo tiempo, mucho temor a depender de alguien: es la paradoja narcisista, pues necesitan mucho de los demás, pero son incapaces de recibir su ayuda. Incapaces de expresar agradecimiento, devalúan a quien les ofrece algo (así se apacigua la envidia) y a lo que ellos mismos pueden ofrecer (así no serán envidiados).
  4. Una imagen de simpatía y encanto que oculta una naturaleza fría que reacciona con agresividad y violencia (encubiertas) a cualquier cuestionamiento de sus deseos.
  5. Organización defensiva caracterizada por la presencia de negación, proyección, omnipotencia e idealización.
  6. Registro problemático del propio cuerpo: están en desacuerdo con partes de su propio cuerpo. De ahí muchas de las intervenciones del cirujano plástico. La inestabilidad del self se traslada al cuerpo, el sujeto puede tener temores hipocondríacos.
  7. Desarrollo insuficiente de la capacidad de mentalizar los afectos: la angustia no puede contenerse mentalmente y se pasa al cuerpo, se da entonces el trastorno psicosomático o el funcional.
  • Sentimientos de grandeza
  • Necesidad de admiración
  • Falta de empatía
  • Se sienten únicos
  • Comportamiento arrogante
  • Soberbia
  • Es explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás
  • envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él

Los sujetos con este trastorno tienen un sentimiento de grandeza a tal punto de sobrevalorar sus capacidades y exagerar sus conocimientos y cualidades, con lo que frecuentemente dan la impresión de ser presumidos.
Pueden asumir alegremente el que otros otorguen un valor exagerado a sus actos y sorprenderse cuando no reciben las alabanzas que esperan y que creen merecer.

A menudo están preocupados por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios. En ocasiones suelen compararse favorablemente con gente famosa o privilegiada. También se creen seres superiores, especiales o únicos y esperan que los demás les reconozcan como tales, por lo tanto, piensan que sólo les pueden comprender personas que son especiales o de alto status.

Necesidad de Admiración:

Los sujetos con trastorno de la personalidad narcisista suele manifestarse por una necesidad constante de atención y admiración. Esperan que otros los reciban con elogios.
Esperan ser atendidos y están confundidos o furiosos si esto no sucede. Por ejemplo, En el contexto bancario pueden asumir que ellos no tienen por qué hacer cola y que sus prioridades son tan importantes que los demás deberían ser flexibles con ellos, por lo que se irritan si los otros no les ayudan en su trabajo “que es tan importante”.

Generalmente, los sujetos con trastorno narcisista de la personalidad carecen de empatía y tienen dificultades para reconocer los deseos, las experiencias subjetivas y los sentimientos de los demás
Estos sujetos hablan de sus propios intereses con una extensión y un detalle inadecuados, en tanto que no consiguen darse cuenta de que los demás tienen sentimientos y necesidades, en pocas palabras solamente piensan en ellos, todo gira alrededor de ellos y nada más. Por lo tanto suelen ser impacientes con los demás cuando éstos se refieren a sus propios problemas y preocupaciones.

Consecuencias del Trastorno Narcisista al contexto:

Dicen que aquel que anda entre la miel, algo se le pega. Supongo que aquellos que se relacionan con un sujeto con trastorno de la personalidad narcisista suelen ser tipos con una personalidad fría (emocionalmente hablando).

Cronología del Trastorno:

Los rasgos narcisistas son especialmente frecuentes en adolescentes y no indican necesariamente que el sujeto vaya a presentar en el futuro trastorno narcisista de la personalidad.