Saltar al contenido

El modelo BAGEL: Cómo leer la postura corporal

El modelo BAGEL o B.A.G.E.L. es uno de los puntos principales que se encuentran en la programación neurolingüística (PNL) desde el punto de vista del aprendizaje dinámico.

B.A.G.E.L. son las iniciales de Body posture – Accessing Cues – Gestures – Eye movements – Languaje patterns. Que, traducido al español, seria lo siguiente:

  • Postura corporal
  • Claves de acceso
  • Gestos
  • Movimiento de los ojos
  • Modelos de lenguaje

El modelo BAGEL y la postura corporal

Las personas suelen adoptar posturas corporales sistemáticas y habituales cuando piensan o aprenden. Estas posturas nos proporcionan numerosos datos acerca del sistema representativo que se ha activado en la persona. A continuación, señalo algunos ejemplos típicos:

  • Visual: Inclinación hacia atrás, con la cabeza y los hombros elevados o caídos, respiración superficial.
  • Auditiva: Cuerpo inclinado hacia adelante, la cabeza inclinada a un lado, los hombros hacia atrás, los brazos cruzados.
  • Cinestésica: Hombros y cabeza caídos, respiración profunda.

Las claves de acceso

Cuando la gente piensa, manifiesta o activa cierto tipo de representaciones de diversas maneras, como el ritmo respiratorio, los gruñidos y quejidos no verbales, la expresión facial, el chasquido de los dedos, rascarse la cabeza. Algunos de éstos son propios del individuo y tienen que ser «calibrados» para esa persona en concreto. Sin embargo, muchas «claves de acceso» están asociadas a procesos sensoriales específicos:

  • Visual: Respiración rápida y superficial, mirada furtiva, timbre de voz más alto y movimientos rápidos.
  • Auditiva: Respiración diafragmática, entrecejo fruncido, voz y movimientos fluctuantes.
  • Cinestésico: Respiración abdominal profunda, voz profunda y movimientos más lentos.

Los gestos

Las personas también suelen tocar, señalar o usar gestos que indican el órgano del sentido que utilizan al pensar. Algunos ejemplos típicos son:

  • Visual: Tocar o señalar los ojos; gestos por encima del nivel de los ojos.
  • Auditivo: Señalar hacia o gesticular cerca de los oídos; tocar la boca o la mandíbula.
  • Cinestésico: Tocar la región del pecho y el estómago; gestos realizados por debajo del cuello.

El movimiento de los ojos

Otro tipo de claves es el movimiento de los ojos. Con el fin de preparar el sistema nervioso para sentir o recuperar información, existen ciertas claves que predisponen nuestro sistema neurológico. Por ejemplo, la posición de los ojos desempeña un papel en la organización neurofisiológica que facilita la representación o recuperación de información.

Si queréis ayudar a alguien a mejorar su disposición a visualizar las cosas, a imaginar algo, podéis pedirle que levante la cabeza y la mirada. Si lo queréis preparar para que sienta algo profundamente, lo indicado sería pedirle que baje la cabeza y la mirada.

En el modelo de la PNL, los ojos no sólo son «espejos del alma», también son ventanas que permiten ver cómo está pensando la persona. Así mismo hay formas de ayudar a la gente a prepararse para utilizar su sistema neurológico con el fin de aprender.

Modelos de lenguaje

Buscar patrones de lenguaje específicos es uno de los modelos básicos del análisis neurolingüístico. Se denominan «predicados» y son una representación del Sistema Nervioso Central.

El método de la PNL se toma en serio la evaluación de los sentimientos de las personas sobre sí mismas. Si alguien dice «Tengo la sensación de que eso está pasando», pensamos que realmente está experimentando un sentimiento.

Si alguien dice «entiendo lo que está diciendo», pensamos que efectivamente está construyendo una imagen basada en las palabras. Del mismo modo, si un alumno dice: «No lo entiendo. No entiendo lo que quieres decir», nuestra interpretación de lo que ha dicho es: «No puedo usar tus palabras para imaginarme algo ya que no lo entiendo».

Una de las características interesantes de la PNL es que, en cierto sentido, entendemos literalmente lo que la gente dice. El lenguaje suele ser un reflejo directo o un eco del proceso del sistema nervioso de una persona que da forma a su lenguaje a un nivel más profundo.

Referencia: Robert B. Dilts. 1997 “Aprendizaje Dinámico con PNL” Ediciones URANO. Madrid, España. Pág. 56