Saltar al contenido

Sexualidad

La estabilidad emocional es parte de la salud plena. De manera que sentir amor y ser correspondido puede ayudar a desarrollar nuestra inteligencia para resolver mejor situaciones problemáticas que afectan nuestra integridad.

Una relación de pareja sana mejora la calidad de vida de ambos. Mantener una actividad sexual satisfactoria es un motor importante para equilibrar los estados de salud ya que el sexo tiene múltiples beneficios, desde reducir el estrés y ansiedad hasta mejorar los estados de ánimo.

Ambos el amor y la sexualidad juegan un papel importante en el desarrollo personal. Sentir ser amado por alguien más es una sensación agradable y satisfactoria. Aun más cuando este amor se lleva hasta la intimidad

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológico-afectivas que caracterizan cada sexo.

También es el conjunto de fenómenos emocionales, de conducta y de prácticas asociados a la búsqueda del placer sexual, que marcaran de manera decisiva al ser humano en todas y cada una de las fases determinantes de su desarrollo en la vida.

La intimidad regular puede fomentar el desarrollo de las células del cerebro situadas en el área responsable de la memoria y aprendizaje.

Estar enamorado puede producir una especie de sustancias denominadas “factores de crecimiento nervioso” que son cruciales para el bienestar mental. Las neurotrofinas son “fertilizantes cerebrales” que surten efecto al enamorarnos de alguien.

Todo acerca de la sexualidad

La sexualidad y el rendimiento laboral

Helen Fisher directora de una investigación científica relacionada al tema de Sexualidad y el ámbito laboral explica que en la investigación efectuada a 40 mil persona el 56% de las mujeres entre edades de 37 años explicaban que el sexo y una relación seria puede ser un gran ejercicio para aliviar el estrés.

Esto porque las relaciones intimas disparan la liberación y el flujo en el cerebro de sustancias neuroquímicas como la dopamina, la vasopresina y la oxitocina, que contribuyen a mejorar el trabajo en equipo.

El estudio mostro también que las personas que mantienen una sexualidad activa y frecuente son más creativas y generan nuevas ideas para resolver dificultades laborales, además suelen ser más agradables, calmas y cooperativas en el trabajo, algo fundamental para la labor grupal.

Otro aspecto importante es la elevación de testosterona que experimenta la pareja al mantener un encuentro intimo que los hace sentir más competentes, confiados en sí mismo y con un mayor bienestar, lo que repercute positivamente en el ámbito laboral.

Desarrollo

Al igual que los otros primates, los seres humanos utilizan la excitación sexual con fines reproductivos y para el mantenimiento de vínculos sociales, pero le agregan el goce y el placer propio y el del otro. El sexo también desarrolla facetas profundas de la afectividad y la conciencia de la personalidad. En relación a esto, muchas culturas dan un sentido religioso o espiritual al acto sexual, así como ven en ello un método para mejorar (o perder) la salud.

La complejidad de los comportamientos sexuales de los humanos es producto de su cultura, su inteligencia y de sus complejas sociedades, y no están gobernados enteramente por los instintos, como ocurre en casi todos los animales. Sin embargo, el motor base del comportamiento sexual humano siguen siendo los instintos, aunque su forma y expresión dependen de la cultura y de elecciones personales; esto da lugar a una gama muy compleja de comportamientos sexuales. En la especie humana, la mujer lleva culturalmente el peso de la preservación de la especie.

En la sexualidad humana pueden distinguirse aspectos relacionados con la salud, el placer, legales, religiosos, etc. El concepto de sexualidad comprende tanto el impulso sexual, dirigido al goce inmediato y a la reproducción, como los diferentes aspectos de la relación psicológica con el propio cuerpo (sentirse hombre, mujer o ambos a la vez) y de las expectativas de rol social. En la vida cotidiana, la sexualidad cumple un papel muy destacado ya que, desde el punto de vista emotivo y de la relación entre las personas, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas o sanciones que estipula la sociedad.

Orientación e identidad sexual

Además de la unión sexual y emocional entre personas de diferente sexo (heterosexualidad), existen relaciones emocionales y sexuales entre personas del mismo sexo (homosexualidad) que aunque tengan una larga tradición (ya existían en la antigua Grecia y en muchas otras culturas) en algunos sectores siguen siendo valoradas en la actualidad negativamente y hasta son causa de discriminación social.
La identidad sexual es la conciencia propia e inmutable de pertenecer a un sexo u otro, es decir, ser varón o mujer. La definición de la identidad sexual están implicados multitud de factores, entre los que podemos destacar el psicológico, social y biológico y -dentro de este último- el gonadal, cromosómico, genital y hormonal. En realidad hay 78 factores distintos que se diferencian en sentido masculino o femenino en cualquier persona.

En la mayoría de las ocasiones, los hombres nacen con genitales masculinos y los cromosomas XY, mientras que las mujeres poseen genitales femeninos y dos cromosomas X. Sin embargo existen personas que no pueden ser clasificadas por estos factores, ya que poseen combinaciones de cromosomas, hormonas y genitales que no siguen las definiciones típicas que se han relacionado con el varón y la mujer. De hecho, algunas investigaciones sugieren que uno de cada cien individuos puede nacer con rasgos intersexuales, o lo que vulgarmente se conoce como hermafrodita.

Instinto sexual

Durante siglos se consideró que la sexualidad en los animales y en los hombres era básicamente de tipo instintivo. En esta creencia se basaron las teorías para fijar las formas no naturales de la sexualidad, entre las que se incluían todas aquellas prácticas no dirigidas a la procreación.

Hoy, sin embargo, sabemos que también algunos mamíferos muy desarrollados como los delfines, e incluso aves como los pingüinos, presentan un comportamiento sexual diferenciado, que incluye además de formas de aparente homosexualidad, variantes de la masturbación y de la violación. La psicología moderna deduce, por tanto, que la sexualidad puede o debe ser aprendida.

Estudios destacados

El neurólogo Sigmund Freud postuló la primera teoría sobre el desarrollo sexual progresivo en el niño, con la que pretendía explicar también la construcción de una personalidad normal o anormal en el mismo.

  • Fase Oral: Según Freud, el desarrollo sexual se inicia con esta fase o etapa, caracterizada porque el niño obtiene una máxima satisfacción al mamar durante el primer tiempo de vida y luego el placer lo encuentra mordiendo, son sadicocanivasitas.
  • Fase Anal: se divide en explusiva y retentiva, primero ve placer en largar y luego en retener (va desde el año y medio aproximadamente hasta los 3 años).
  • Fase Fálica: en ésta es donde está el conocido complejo de Edipo y se conforma el super yo, solo entran en juego los genitales masculinos (falo).
  • Fase latente o de reposo: después se inicia la última fase del desarrollo, la genital, con el interés centrado en los órganos sexuales.

La alteración de una de éstas fases conduce, según la teoría de Freud, a la aparición de trastornos específicos sexuales o de la personalidad. Con el paso del tiempo, algunas de las tesis postuladas en su teoría del psicoanálisis han sido rechazadas, en especial sus teorías sobre la envidia del pene y sobre la vida sexual de la mujer.