Saltar al contenido

Test de Frustración de Rosenzweig

Ficha Técnica:

Categoría: Pruebas proyectivas semi-estructuradas
Objetivo: Evaluar tolerancia o intolerancia frente a una situación frustrante
Aplicación: Individual. Colectiva
Tiempo: Sin tiempo límite, aproximadamente 45 minutos
Edad: adolescentes y adultos
Ámbitos: Clínico – Investigación – Laboral
Materiales de aplicación:

  • Manual técnico
  • Protocolos
  • Laminas

Desarrollo: 

Test de Frustración de Rosenzweig

Rosenzweig creó esta prueba originalmente llamada Picture Frustration Test (PFT) en base a los principios generales de su teoría de la frustración (1934), una prueba diseñada para evaluar el nivel de frustración de un sujeto, y en base a ello determinar algunos rasgos de su personalidad y su manera de relacionarse con la agresión, ya sea a través de bloqueos, conductas unitivas, defensivas, y/o de dominación.

El Test está considerado dentro de las pruebas no verbales, y en este sentido es una prueba proyectiva de carácter semi-estructurada cuyas respuestas se orientan a evaluar los tipos de reacción a las presiones de la vida corriente, y en ese sentido a la frustración y la dirección de la agresión. En líneas generales la prueba consiste en mostrar al sujeto una serie de 24 figuras en el acto de frustrar a otras, y se le solicita al examinado que conteste lo que él diría en esa situación específica. Se trata pues de un test lacunario, esto es de diálogos inconclusos, tales como los test de Rotter, de frases incompletas para continuar, y el test de Duss, de cuentos inconclusos para terminar. Para S. Rosenzweig (1972) la Presión es la resultante de la exposición a una situación estímulo que constituye un obstáculo o una obstrucción significativa en relación a la búsqueda de satisfacción de una necesidad vital cualquiera.

Esta Presión, que a su vez se relaciona con la naturaleza de la frustración, el tiempo de espera para la satisfacción de dicha necesidad, y la presencia de agentes que obstaculizan dicha satisfacción, puede ser entendida como frustración en tanto aumento de tensión. Rosenzweig, distinguió dos tipos de frustraciones: las primarias o de privación, caracterizada por la tensión e insatisfacción debido a la ausencia de una situación final satisfactoria; y la Frustración secundaria, caracterizada por la presencia de obstáculos en vías a la satisfacción de una necesidad. Es sobre esta última sobre la cual se construye esta herramienta.