Saltar al contenido

El condicionamiento operante o condicionamiento instrumental

El condicionamiento operante o condicionamiento instrumental es una herramienta fundamental dentro del material de cualquier educador. No solo sirve para modificar aquellas conductas no deseables sino también para reforzar las que nos interesan que se perpetúen.

¿Te interesa conocer todo lo que hace falta saber? Te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué es el condicionamiento operante?

B.F. Skinner investigó el condicionamiento operante de la conducta voluntaria e involuntaria. Skinner consideró que algunos comportamientos podrían explicarse por el motivo de la persona. Por lo tanto, el comportamiento se produce por una razón, y los tres principales de comportamiento técnicas de conformación son el refuerzo positivo, refuerzo negativo y el castigo.

El conductismo también cree en la metodología científica (por ejemplo, experimentos controlados), y que sólo el “comportamiento observable” debe ser estudiado porque esto se puede medir de forma objetiva. El conductismo rechaza la idea de que la gente tiene libre albedrío, y cree que el ambiente determina todo el comportamiento.

Tipos de reforzadores de conductas

Existen varios tipos de reforzadores, algunos de ellos son positivos y otros negativos:

  • Los reforzadores positivos aumentan o incrementan la probabilidad de que la conducta vuelva a ocurrir añadiendo o incrementando algo agradable. (Si te comes la verdura después iremos al parque)
  • Los reforzadores negativos también incrementan la probabilidad de que una conducta se repita, pero lo hace reduciendo o eliminando algo desagradable. (Si te comes la verdura no tienes que recoger los platos)
  • Los castigos positivos disminuyen la probabilidad de que una conducta vuelva a repetirse mediante la incorporación de algo desagradable. (Si rompes los juguetes tendrás que comprar uno nuevo con tu dinero)
  • Los castigos negativos disminuyen la probabilidad de que una conducta vuelva a repetirse mediante la eliminación de algo agradable. (Si rompes los juguetes tendrás que permanecer sentado sin jugar durante 30 minutos)
  • La extinción. Ignorar la conducta y que no tenga ni consecuencias positivas ni negativas cuando el niño o niña espera que las haya. (Cuando el niño o niña empiezan a llorar para que le compremos alguna cosa lo ignoramos para que no vea reforzada dicha conducta).
PositivoNegativoEfecto
RefuerzoAñadir algo agradableQuitar algo desagradableIncrementa la frecuencia de una conducta
CastigoAñadir algo desagradableQuitar algo agradableDisminuye la frecuencia de una conducta
Como podemos observar, los términos positivo y negativo hacen alusión a añadir o quitar.

Todos los reforzadores (positivos y negativos) incrementan la probabilidad de que una conducta ocurra de nuevo, el castigo es cualquier evento cuya presencia disminuye la probabilidad de que la conducta en curso vuelva a ocurrir.

El reforzamiento siempre fortalece la conducta; el castigo la debilita. El entrenamiento de evitación implica el aprendizaje de una conducta deseable que impide la ocurrencia de una condición desagradable, como el castigo.

El condicionamiento operante es selectivo

Algunos estudios han revelado que en el condicionamiento operante es más fácil condicionarlas conductas que los animales por lo general realizarían en la situación de entrenamiento.

Esas conductas varían de una especie a otra e imponen importantes limitaciones en el condicionamiento clásico y el operante

Conducta supersticiosa

Cuando algo que hacemos es seguido de cerca por un refuerzo, tendemos a repetir esa conducta incluso si en realidad no fue responsable de producir el reforzamiento. Dichas conductas se denominan supersticiosas. Los animales y los seres humanos exhiben conductas supersticiosas.

Desamparo aprendido

Se conoce como desamparo aprendido a la incapacidad para evitar o escapar de un estímulo desagradable o aversivo que ocurre como resultado de la exposición previa a estímulos dolorosos inevitables. El desamparo aprendido, cuya existencia se ha demostrado en animales y seres humanos, se asocia con muchos de los síntomas característicos de la depresión.

Moldeamiento del cambio conductual por medio de la biorretroalimentación

Cuando se utiliza el condicionamiento operante para controlar ciertas funciones biológicas, como la presión sanguínea, la temperatura de la piel o el ritmo cardiaco, se conoce como biorretroalimentación.

La neurorretroalimentación es el uso de la biorretroalimentación para monitorear y controlar las ondas encefálicas. La biorretroalimentación y la neurorretroalimentación se utilizan para tratar varios problemas médicos, permitiendo a los pacientes tomar control de su tratamiento.

Aprendizaje por condicionamiento operante

Skinner, Burrhus Frederic (1904 – 1990) Psicólogo estadounidense, nació en Susquehanna, Pennsylvania, estudió en la Universidad de Harvard, llegando a ser el principal representante del conductismo en su país.

Skinner considerado un conductista radical y que su metodología es el de principio de Reforzamiento en el que fundamenta su teoría. De acuerdo con Skinner la conducta es influida significativamente por sus consecuencias, es cierto que el contexto influye en el individuo. Lo sorprendente de Skinner es que utilizo múltiples aplicaciones respecto al principio de reforzamiento. Creo varios moldeamientos, aplicaciones, métodos y programas que incluyen el uso de reforzadores.

Skinner afirmaba que las anormalidades se pueden entender en función de los reforzamientos y la modificación de la conducta se puede dar a través de programas que incluyan reforzadores. Este gran aporte de Skinner a la psicología a ayudado en todo contexto de la sociedad porque los reforzadores se pueden aplicar en lugares como: la escuela, en el trabajo, en el hogar y en cualquier ambiente en el que se desee modificar la conducta del otro.

Preocupado por las aplicaciones prácticas de la psicología, creó la educación programada, una técnica de enseñanza en la que al alumno se le presentan, de forma ordenada, una serie de pequeñas unidades de información, cada una de las cuales debe ser aprendida antes de pasar a la siguiente, técnica que ha originado una gran variedad de programas educativos a lo que hoy en día conocemos como condicionamiento operante (CO).

El CO se enfoca en que las consecuencias de la conducta producen cambios en la probabilidad de que dicha conducta ocurra nuevamente, este es el núcleo de conductismo de Skinner. El CO se basa en la siguiente manera:

REFUERZO: En Psicología del aprendizaje del aprendizaje, cualquier acto que aumente la probabilidad de que una conducta sea repetida en el futuro. Si es gratificante, recibe el nombre de refuerzo positivo.

REFUERZO NEGATIVO: Procedimiento mediante el cual se aumenta la probabilidad de respuesta, debido a que esta está seguida de la retirada de un estímulo aversivo.

REFUERZO POSITIVO: Es procedimiento, mediante el cual, con la presentación de un estímulo se aumenta la probabilidad de una respuesta, debido a que dicho estímulo es positivo o confortable para el sujeto.

CASTIGO: Es la eliminación de un refuerzo positivo o presentación de un refuerzo negativo, lo que lleva a la disminución de la fuerza de una respuesta. Este concepto es de mucha utilización en el paradigma conductual.

La generalización en el CO implica dar la misma respuesta ante estímulos similares.

La discriminación en el CO se refiere a la diferenciación de estímulos o eventos ambientales. Por ejemplo un estudiante sabe que la charola colocada en el escritorio del maestro con la etiqueta “matemáticas” es el lugar donde se supone que debe colocar el trabajo de hoy de esa materia, mientras que en otra charola con la etiqueta “ingles” debe colocar las tareas correspondientes.

La Extinción en el CO se presenta cuando ya no se refuerza una respuesta que anteriormente se reforzaba, y esta disminuye. En el salón de clases, el uso mas común de la extinción es cuando el maestro retira la atención de una conducta mantenida por dicha atención. Ejemplo…. Cuando un alumno molesta al otro y el maestro habla inmediatamente con el causante del problema. Si esto sucede regularmente, el estudiante puede aprender que molestando a otros estudiantes puede atraer la atención del maestro. Si el maestro retira su atención, la conducta de molestar puede extinguirse.

Referencias

  • Morris, G. Charles. “Psicología” Decimotercera edición. Editorial Pearson. México. 2009. Pág. 230